Categorías
Curiosidades

¿En qué se parecen Elon Musk y Steve Jobs?

Cuando se trata de personas famosas, que han hecho grandes aportes para el desarrollo de la humanidad, es difícil no hacer comparaciones. Cuando aparece alguien nuevo, con ideas innovadoras, junto con los deseos y la voluntad de cambiar al mundo, siempre se busca un personaje similar con el cual se le pueda comparar. Es de esta forma que, en los últimos tiempos, se ha comenzado a llamar a Elon Musk el nuevo Steve Jobs, pero, ¿Elon Musk y Steve Jobs se parecen? Y, si es así, ¿cuáles son sus puntos en común?

Quédate con nosotros que en este artículo te contaremos en qué se parecen Steve Jobs y Elon Musk.

Empezaron siendo muy jóvenes

Ambos, desde muy jóvenes, demostraron que tenían talentos excepcionales. Empecemos por Steve Jobs, quien desde que estaba en secundaria demostró una importante inclinación hacia la tecnología. Se cuenta que, por esta época, asistía a charlas de HP o Hewlett-packard, como se llamaba por aquel entonces, y que con sus conocimientos logró impresionar a uno de los fundadores. Este gesto luego le permitiría ser contratado para un trabajo de verano, en el cuál coincidiría con Steve Wozniak, y el resto es historia.

Elon Musk, por su parte, aunque no creció en el fértil ambiente de California, sino en la Sudáfrica de Apartheid, aprendió a programar con apenas diez años. De hecho, teniendo 12 años, diseñó su primer videojuego, que vendió por el equivalente a unos 500 dólares.

No solo tenían talento excepcional, también querían innovar y hacer cosas nuevas, por lo tanto ambos se decantaron por la tecnología y lo digital, que los guiaría por el camino que seguirían por el resto de sus vidas.

También fundaron importantes compañías siendo jóvenes

Steve Jobs tenía 21 años cuando se fundó Apple Computers, y no tardaron mucho en ser exitosos. A lo largo de su vida, una de las cosas que le permitió poder hacer todas las cosas que hizo fue precisamente haber comenzado en el mundo de los negocios y de la innovación siendo tan joven.

El mismo caso lo podemos encontrar con Elon Musk, que contaba con 24 años cuando fundó la compañía Zip2, que unos pocos años después fue vendida por unos 300 millones de dólares, tocándole a Musk unos 22 millones, convirtiéndose en millonario también a corta edad.

Problemas en sus compañías

No podemos comparar a Musk y a Jobs únicamente con las cosas buenas, porque, en el orden cronológico de la vida de ambos, ahora toca hablar de ciertos aspectos un poco oscuros en sus carreras.

Y es que tanto Jobs como Musk fueron expulsados de compañías que fundaron.

En el caso de Steve Jobs, fue expulsado de la directiva de Apple luego de tomar una serie de decisiones que se consideraba que no estaban siendo para nada beneficiosas para la empresa.

Musk, por su parte, fue expulsado de Paypal, empresa de la cuál fue fundador y para la cual invirtió tanto dinero como energía.

No todo es malo

Si hay algo que supieron aprovechar tanto Jobs como Musk, eso fue ser expulsados de una compañía. Seguían siendo millonarios, con contactos y muchas ideas en la cabeza como para renunciar por haber sido expulsados de una compañía.

Es por eso que luego de salir de Apple, Steve Jobs se concentra en la animación digital, a través de su compañía, la archireconocida Pixar, la cual cambiaría la forma en que vemos a la animación hoy en día, rompiendo paradigmas con películas como Toy Story y Monster Inc.

Musk fue un poco más allá. Sus intereses lo llevaron a involucrarse, primero en los autos eléctricos, una moda que día tras día sigue creciendo y que lo llevó a fundar Tesla Motos, una de las compañías de autos mejor valoradas del momento. Sin embargo, Elon no se conformó y también fundó la que podría decirse que es su compañía más importante hasta el momento: SpaceX, una empresa de fabricación aeroespacial y de servicios de transporte espacial, la misma empresa con la que ha roto hitos en la historia de la carrera espacial, planeando llevar a la raza humana hasta el planeta Marte en el menor tiempo posible.

Ambos fueron increíblemente innovadores

Los aportes que hizo Steve Jobs al mundo perdurarán para siempre: las pantallas táctiles, los computadores personales, las tabletas y una gran cantidad de servicios que no han hecho sino facilitar nuestras vidas.

De la misma forma, los hitos que está rompiendo Elon Musk con respecto a los viajes espaciales, el uso de combustibles no contaminantes, las alternativas al dinero fíat y los avances en la neurología y la inteligencia artificial, pueden ser comparables con lo revolucionario que fue Steve Jobs y sus inventos en su momento.

Workaholics

No era un secreto que, cuando Steve Jobs se obsesionaba con un proyecto, daba lo mejor de sí mismo para que resultara tal y como él quería. Esta insistencia en que las cosas tenían que resultar exactamente como quería lo llevó a tener importantes aciertos, pero también importantes pérdidas, puesto que esta actitud fue la que lo llevó a ser expulsado de Apple. Sin embargo, fue este mismo perfeccionismo lo que le permitió lograr todas las cosas que hizo durante su carrera.

Musk, por su parte, no tiene problemas en decir que incluso utiliza sustancias para trabajar más de lo que debería, y permanecer despierto durante jornadas larguísimas solo por lograr terminar proyectos. Aunque la efectividad de estas prácticas es discutible, no podemos negar que mucho ha sido lo que Musk ha logrado hasta el momento.

La cuestión es que ser un workaholic, lejos de ser una cualidad propia únicamente de estos dos genios, parece ser una cualidad propia de quienes son exitosos, puesto que dan todo de si mismos para lograr sus objetivos.

No son iguales

Y, aunque tengan cosas en común, debemos estar de acuerdo en que todas las personas son diferentes y cada quien tiene particularidades que le caracterizan por encima de los demás.

Una diferencia palpable entre Jobs y Musk es que Steve volvió a Apple y se quedó ahí para siempre. Diferente sucede con Musk quien, al ser expulsado de Paypal, fundó otras compañías y permaneció con ellas. En el pasado, ha demostrado que no tiene ataduras personales con las compañías y que, en pro de lograr sus objetivos, no tiene problemas en vender.

Vienen también de entornos muy distintos; mientras que Elon era un blanco privilegiado en el apartheid, Steve vivía en California, llegando incluso a abandonar la universidad porque era muy costosa.

Conclusión

Podemos encontrar parentescos entre los genios si nos proponemos hacerlo, pero eso evitaría que disfrutemos del todo los logros de quienes son grandes seres humanos. En su época, Steve Jobs fue una de las mentes más grandes que jamás pudieron haber existido, marcando hitos en el mundo. Hoy en día, que se puede considerar la época de Musk, él marca hitos y logra cosas que muchos creímos que solo serían posibles en sueños. Y aunque tiene un aire a Steve Jobs, sería injusto compararlo. Más bien deberíamos apreciar a cada uno por lo que fueron y son, ya que ambos han hecho muchísimo por la raza humana.

Y si te gustó el artículo, lee nuestros otros artículos, aquí. Siempre estamos publicando cosas interesantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.